Mamoplastia de aumento

Más información sobre mamoplastia de aumento:

Mamoplastia de aumento con implantes

Mamoplastia de aumento Instituto de Cirugia Estetica

El aumento mamario o mamoplastia de aumento es un procedimiento quirúrgico que trata de mejorar el tamaño y la forma del pecho de la mujer cuando esta aprecia un volumen o forma inadecuada, tras el desarrollo puberal, o debido a una involución de la mama después del embarazo. Nuestro objetivo es mejorar su calidad de vida, mediante la colocación de unos implantes que nos permitan conformar un pecho bonito y natural, en consonancia con los deseos de la paciente y sus características corporales.

La primera consulta será informativa. El cirujano plástico del Instituto de Cirugía Estética evaluará el tamaño y la forma de las mamas, la firmeza de la piel y su estado general de salud. Se realizará además una exploración de las mamas y en algunos casos se solicitará un estudio mamográfico. Se le explicarán las distintas técnicas quirúrgicas, se discutirá el tamaño y la forma que tendrán su mamas y las opciones o la combinación de procedimientos que se ajustan en mayor medida a su morfología. Debe exponer sus expectativas de manera franca, para delimitar las alternativas disponibles para alcanzar los objetivos deseados, con los riesgos y limitaciones de cada una de ellas. También se le explicará cuál es el tipo de anestesia que se empleará y los costes de la intervención.

¿Quién la candidata ideal para someterse a un aumento mamario?

Las candidatas ideales para someterse a una mamoplastia de aumento son aquellas mujeres sanas, emocionalmente estables que comprenden los resultados que se pueden obtener tras la cirugía.

La intervención

La mamoplastia de aumento se realiza en un quirófano, habitualmente con ingreso hospitalario, concediendo el alta al día siguiente. La cirugía de aumento mamario se realiza bajo anestesia general (posible bajo anestesia local con sedación).

El abordaje para el aumento mamario se realiza a través de una pequeña incisión que se ubica, dependiendo de la anatomía del paciente, en la areola, en el surco submamario o en la axila. La incisión se diseña con la intención de que la cicatriz resultante sea casi imperceptible. A través de esta incisión se levanta el tejido mamario, se crea un bolsillo y se coloca el implante, debajo de la fascia muscular o del propio músculo pectoral. El procedimiento dura aproximadamente 2 horas.

Mamoplastia de aumento Instituto de Cirugia Estetica

Después de la cirugía

Desde el primer momento no hay vendajes y la paciente se puede colocar el sujetador de la talla deseada. Se pueden duchar a las 24 horas. No pasa nada por mojar las heridas si luego se secan adecuadamente y se cubren.

El resultado en el aumento de pecho es inmediato, si bien deberá esperar unos meses hasta alcanzar un resultado final estable. Es normal encontrarse algo cansada unos días, pero salvo incidencias, podrá hacer vida casi normal para las actividades cotidianas a las cuarenta y ocho horas y volver a su trabajo en pocos días , dependiendo de la actividad que realice. Cuando la colocación del implante es submuscular las molestias son mayores que cuando es subglandular o subfascial.

La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita. Las mamas estarán edematizadas durante unos días. La sensibilidad se podrá ver alterada, bien a menos (hiposensibilidad) o a más (hipersensibilidad). El edema no cede completamente hasta transcurridas varias semanas. Al principio las cicatrices se presentaran rosadas, aspecto que mejorará progresivamente hasta estabilizarse a los seis meses.

Si debe coger un peso le recomiendo agacharse doblando la rodilla, coger el peso, y usar las piernas para levantarlo. Lo que está mal es agacharse sin doblar las piernas y tirar de músculo pectoral para levantarlo. Esto es especialmente importante para las mujeres con niños pequeños.

Es recomendable dormir decúbito supino ( boca arriba ) durante un mes, evitar correr y saltar y debe llevar un sujetador deportivo día y noche durante 1 mes.

Las mamas no se han de masajear pero se puede poner crema hidratante o antiestrías desde el primer momento.

¿Existen riesgos? ¿Hay garantías?

La cirugía de aumento mamario es una técnica segura. Sin embargo, como en cualquier intervención siempre existen riesgos potenciales y complicaciones asociadas. La más temida es la contractura capsular, que se produce cuando la cápsula periprotésica que se forma alrededor del implante se contrae en exceso, perdiendo su característico tacto blando, siendo capaz ,en grados severos, de deformar el implante. Puede ser tratada de diversas maneras, requiriendo en ocasiones extirpar la cápsula, e incluso, recambiar la prótesis. La cobertura del implante con poliuretano, la texturización de la superficie del mismo y la colocación submuscular entre otras medidas, han reducido a lo excepcional esta complicación.

Otra incidencia propia de cualquier cirugía es el hematoma que sólo en casos concretos precisa de una nueva intervención para eliminar la sangre acumulada. Un pequeño porcentaje de mujeres puede desarrollar una infección. Algunas mujeres perciben alteraciones en la sensibilidad de los pezones, e incluso, insensibilidad. Estos cambios suelen ser temporales, aunque en unos pocos casos serán permanentes. No existe evidencia de que las prótesis de mama afecten la fertilidad, el embarazo o la lactancia.

Es extraordinariamente infrecuente que las prótesis pueden romperse, haciendo que el contenido salga fuera de su cápsula. Cuando la prótesis está rellena de suero, el líquido se reabsorbe rápidamente sin producir ningún daño, disminuyendo la mama de volumen en unas horas. Si está rellena de silicona el escenario que se presenta es: si la cápsula formada por el organismo no se rompe, no notará ningún cambio; si se ha roto, especialmente cuando ha sido sometida a mucha presión, la silicona se extruye disminuyendo el volumen de la mama. Será necesario una nueva intervención para reemplazarla.

No existe evidencia científica probada de que las prótesis provoquen cáncer de mama o enfermedades del tejido conectivo. La colocación de una prótesis no impide la realización de mamografías. Los controles mamográficos apropiados para cada mujer según su edad pueden seguir realizándose, aunque se debe advertir la existencia de las prótesis.

Implantes de mama de poliuretano. Historia [VIDEO]

¿Qué implantes usamos en los aumento de mamas con prótesis?

Existen distintos tipos de implante: implantes redondos, de bajo, medio y alto perfil (alguna incluso extra alto); implantes anatómicos (forma de gota) con todas sus combinaciones en los tres ejes (alto, ancho y proyección); implantes de base redonda con perfil anatómico; implantes de diversas cohesividades e incluso duales (dos tipos de cohesividad en cada implante); implantes de micropoliuretano… Las prótesis que más utilizamos son las anatómicas, de alta cohesividad, de pared texturada (con frecuencia cobertura de micropoliuretano). Dan un resultado mucho más natural no solo de forma sino en cuanto a tacto y nos permite corregir mejor las asimetrías de las mamas. Las marcas con las que trabajamos tienen la aprobación de la FDA y la UE, además son marcas contrastadas que ofrecen garantías con el implante. Puede saber más en nuestra sección sobre los tipos de implantes de mama que existen en España.

Mamoplastia de aumento Instituto de Cirugia Estetica

¿Redondas o anatómicas?

Pues hay que “negociarlo”. Si buscamos el mejor resultado en cuanto a lo que la paciente solicita… “quiero algo natural, que se note pero que no se note; pero claro, como me opero, que se note, pero sin pasarse”, pues tenemos que procurar un entendimiento entre lo que hay (forma, volumen de la mama y medidas antropométricas), los deseos de la paciente y nuestro conocimiento de la materia (teórico y práctico).

Implante para mamoplastia de aumento de Eurosilicone, The Matrix

Implante para mamoplastia de aumento de Eurosilicone, The Matrix

Es frecuente que la paciente vengan con ideas preconcebidas. Por ejemplo, a priori la imagen del resultado que originan los implantes redondos es: “redondas, mamas grandes y poco naturales”, mientras que los implantes anatómicos están asociadas a un resultado más natural pero también a mamas ptosicas (caídas).

Una de las preocupaciones de las mujeres es llenar ese polo superior, relacionado intrínsecamente con el escote. La función de algunos sujetadores, es aportar volumen al polo superior y favorecer el escote (efecto push-up).

Partamos de la base que las mamas naturales no tienen forma redonda. Si no hay volumen suficiente no tienen entidad para “caer”, pero si lo hay, la gravedad actúa de forma inexorable y la glándula tiende a rellenar más el polo inferior. La proyección en el polo superior es menor. Se considera “estético” que el 55% del volumen se encuentre debajo del ecuador del pezón.

Sigamos con que las mamas cambian. Especialmente tras embarazos y las lactancias, la glándula se atrofia y la piel no se retrae proporcionalmente. La mama aparece vacía en el polo superior (por la atrofia y porque el contenido, la glándula, cuelga dentro del saco cutáneo). Además, los ligamentos de la mama se han dado de sí y son más laxos.

El volumen a implantar es algo crucial. Cuanto más pequeño es el implante, más natural. Y la mayor naturalidad se alcanza cuando el implante está completamente cubierto por la mama. Hay poca diferencia en los resultados entre redonda y anatómica cuando nos movemos en volúmenes “pequeños” como son 180 a 220 cc. Pero en volúmenes mayores sí. Al buscar más volumen hemos de considerar mucho el diámetro de la base de la mama y su forma.

Hay mamas con buena forma y anchas en las que la redonda puede dar los mejores resultados, ya que llena de forma efectiva el polo superior y se distribuye bien. Hay mamas estrechas con tejido tenso en las que lo mejor es usar una anatómica o mixta (base redonda con perfil anatómico) y mamas en la que lo que está indicado si o sí es una anatómica (mamas tras la lactancia o tras adelgazamiento).

La selección del implante por tanto ha de ser evaluado en la consulta y valorado conjuntamente con la paciente. Si los resultados pueden ser igual de buenos con una u otra, pues la decisión vendrá de si se quiere un escote más redondeado (como si llevara un push-up) o más natural. En otros casos en cambio, te recomendaremos un implante en particular.

Para concluir una advertencia final: esto difícilmente es comparable entre las pacientes… o amigas.

Sustitución de los implantes

Todos los fabricantes de prótesis mamarias a nivel mundial ofrecen garantías por defectos de fabricación que oscilan desde los diez a veinte años a una garantía de por vida. No podemos asegurar que el implante dure toda la vida, pero esto no significa que los implantes deban reemplazarse si no dan problemas. Es posible que a lo largo de la vida de la mujer el implante deba ser cambiado al menos una vez.

¿Puedo realizar deporte?

Durante el primer mes es recomendable no realizar deporte intenso. En el caso de implantes submusculares se recomienda no hacer fuerza con el músculo pectoral en un mes, pero esto no implica que no se pueda usar el brazo normalmente.

Lactancia

En la intervención independientemente de la vía de acceso para colocar el implante nunca se corta la comunicación de los conductos galactóforos al pezón. Es decir, no imposibilita la lactancia materna en un futuro. La operación no limitará su capacidad para dar de mamar si se queda embarazada. No se ha demostrado que pase silicona a la leche.

¿Se nota la prótesis?

Depende. Según el tipo de mama que tenga previamente la paciente y el tipo de implante colocado en la intervención.

Cáncer de mama

Hay estudios que muestran que la prótesis puede dar lugar a un 10% de falsos negativos en las mamografías. Esto quiere decir que es posible que se necesiten pruebas complementarias como la Resonancia Magnética para el diagnóstico. Pero también es cierto que la prótesis empuja a la glándula y es más fácil detectarse un nódulo a la palpación. Se ha comprobado que no existe ninguna diferencia en cuanto a supervivencia y pronóstico en mujeres con cáncer de mama, con o sin prótesis previas al tratamiento del cáncer. Las prótesis no aumentan el riesgo de padecer un cáncer.

¿Las prótesis anatómicas se giran?

Es infrecuente, alrededor de un 2-3% ( los implantes cubiertos por poliuretano en un porcentaje menor).

Más información sobre mamoplastia de aumento:
Hospital Campo Grande Plaza De Colón, S/N 47006. Valladolid · 983 135 555 (ext. 410)
Instituto de Cirugía Estética by ochoytres